Maria Sharapova anuncia su retirada a los 32 años cansada de sus problemas con las lesiones

La rusa Maria Sharapova anunció su retirada a los 32 años después de que 28 de ellos los haya dedicado en exclusiva al tenis. La megaestrella, ganadora de cinco Grand Slams (dos Roland Garros y un título en las otras tres citas) fue, además, número 1 mundial, ganadora de la Copa Federación y plata en los Juego Olímpicos de Londres.

Sharapova se ha cansado de tener que luchar contra su cuerpo en las últimas temporadas y en especial contra la dolencia crónica en su hombro derecho.

Incluso en la pasada edición del Open de Australia, la última vez que oficialmente empuño una raqueta, se la vio al lado del médico español, Nacho Muñoz, al que había contratado para alargar su carrera.

Con la retirada de Maria se va la última gran diva de la raqueta. De hecho, se convirtió durante muchos años en la deportista mejor pagada del planeta porque su imagen atraía a las marcas. Siempre fue fiel a la multinacional estadounidense Nike, que le permitía diseñar sus modelos, y su último gran contrato lo firmó con la marca de agua Evian. Sacó su propia línea de golosinas bajo el nombre de Sugarpova.

A pesar un brillante currículum en el que completó el ‘Grand Slam’, su carrera siempre estará marcada por el positivo de meldonium durante el Open de Australia de 2016. Desde entonces, sólo ganó un título más de los 36 que figuran en su palmarés y fue en Tianjin 2017.

En ese momento se vio obligada a dar una multitudinaria rueda de prensa en Los Ángeles en que se especulaba con su retirada. «Elegiría un sitio que no fuera un hotel con estas moquetas», dijo antes de anunciar su positivo. Ha sido en la revista Vogue y Vanity Fair, en su edición estadounidense, donde la tenista rusa ha dicho que se marcha para nunca más volver a través de una carta abierta.

Maria, representada toda la vida por la multinacional IMG, ha utilizado dos medios afines, para anunciar su retiro. En la emotiva carta, que inicia con un categórico, «tenis, te digo adiós», se pregunta qué será de su vida cuando lo único que ha hecho ha sido empuñar una raqueta. Es cierto que durante su sanción por dopaje se sacó un curso de negocios en la prestigiosa Universidad de Harvard.

Sharapova se va en el puesto 373 del ranking WTA. Para encontrar la que ya será su última victoria hay que remontarse a la primera ronda de Cincinnati con la estadounidense Alison Riske. Maria, nacida en Siberia y afincada desde el primer año de su nacimiento, siempre se consideró una mujer de mundo.

Muy cercana a España

Aprendió en Alicante a cocinar tortilla española y entiende castellano aunque le cuesta más hablarlo. Su primer fisioterapeuta de confianza fue Juan Reque, ahora afincado en Los Ángeles y Nacho Muñoz era su galeno de confianza desde que tuvo la primera operación en el hombro derecho. Su última intervención en la zona fue hace apenas un año.

Cuando ganó su segundo Roland Garros, en 2104, celebrara todos los puntos con un sonoro ‘vamos’, y se refugió con el éxito en el hotel que Juan Carlos Ferrero tiene cerca de la Academia Equelite. Aprendió allí a amar una superficie, la tierra batida, que de pequeña odiaba.

Cada vez que pisa Londres lo primero que hace es llamar a Abel Lusa para reservar mesa en el restaurante Cambio de Tercio de la capital británica. Su huella se hace imborrable. Sólo en la pista aglutinó 38 millones de dólares, muy pocos comparado con los ingresos en publicidad, que llegaron a ser de 30 entre 2006 y 2015.

TOMADO DE: Marca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.