Ecuador: La decepción de Río 2016

El verdadero espíritu de unos Juegos es competir y demostrar que hay pocas cosas antes que una victoria, pero las que hay merecen la pena. Son muchas las consecuencias que en nuestros hábitos que producen los Juegos Olímpicos. En efecto, durante quince días nos convertimos en consumidores compulsivos de todos los deportes incluidos en la parrilla olímpica, muchos de los cuales solo vemos cada cuatro año, más si en esas competiciones están nuestros compatriotas.

Para esta edición de los Juegos Olímpicos, Ecuador fue representado por 38 deportistas (cifra histórica pues para Londres 2012 fueron 36 atletas), los cuales están divididos en 12 disciplinas.

De estas 12 disciplinas en las que compitió nuestro país, la delegación de atletismo fue la más numerosa con 16 deportistas. Le siguió boxeo con 4; judo, natación y pesas con 3 cada uno; ciclismo y lucha con 2; canotaje, tiro olímpico, hípica, remo y triatlón (todos con un clasificado).

De esa casi cuarentena de deportistas ecuatorianos tan solo Cuatro ecuatorianos recibieron el diploma olímpico colocándose entre los ocho mejores del mundo. El resto solo fue a participar y a palpar la magnitud del evento deportivo más importante de la historia.

Alexandra Escobar y Neisi Dájomes en levantamiento de pesas, Carlos Mina y Carlos Quipo en boxeo, fueron los que más lejos llegaron.

Escobar cumplió su mejor trabajo en sus cuartos Juegos Olímpicos. Al momento es la ecuatoriana mejor situada en Río 2016 con un cuarto lugar en la división de 58 kilos. Mientras que Dájomes con 18 años consiguió su primer diploma y ahora apunta a Tokio 2020.

En los próximos 4 días los últimos 13 representantes tricolores tendrán la oportunidad de mejorar la imagen del deporte ecuatoriana en 6 distintas disciplinas. César De Cesare en canotaje es la esperanza más grande.

Cada vez más se acrecienta la leyenda de aquel 26 de julio de 1996, cuándo ese relato y triunfo por la obtención de la única medalla de Oro para el Ecuador pasó a la historia grande de nuestro país. Que no sean más de 20 años de espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.