En Italia bajarían los salarios de los jugadores por el COVID-19

Italia sigue su lucha contra el coronavirus y su competición futbolística ha parado al igual que la de medio mundo. Fueron los primeros en echar el cierre en Europa y buscan soluciones para atajar la crisis derivada de la pandemia.

Según TuttoSport se prevé una reducción proporcional de los salarios de los jugadores de la Serie A, la Serie B y la Serie C (Primera, Segunda y Segunda B en España).

Se calcula que las pérdidas rondan los 70 millones y que podría elevarse a los 150 si se juega lo que resta de temporada a puerta cerrada.

El mensaje de Gabriele Gravina, presidente de la Federación Italiana de Fútbol, hace estimar que podría haber recortes en la Primera italiana de entre un 20% y 30% del salario por lo que en el caso de Cristiano Ronaldo, que cobra 31 millones al año, esta rebaja podría llegar a los 10.3 millones.

Y así sucesivamente con el resto de jugadores de la Serie A, quienes son conscientes de la situación y antes se han mostrado colaborativos.

Romelu Lukaku ha reconocido que le resulta difícil vivir en autoaislamiento mientras Italia intenta combatir la pandemia de coronavirus que ha matado a miles de personas.

La Serie A suspendió su competencia al menos hasta el 3 de abril debido a la rápida propagación de la enfermedad respiratoria en el país europeo. El delantero belga, como consecuencia de las medidas, no ha podido ver en varias semanas a sus familiares más cercanos.

El ex jugador de Manchester United contó cómo está atravesando la difícil situación en una entrevista en el canal de YouTube de Ian Wright: «Hay que tener mucho cuidado porque puede tocar a alguien y que tenga el virus. Mi madre tiene diabetes y tiene un mayor riesgo de tener problemas si se contagia. Así que ni siquiera puedo ir a casa y abrazarla».

«Mi madre ni siquiera está saliendo ahora. Simplemente va al patio trasero o tarde en la noche, hace su caminata y luego regresa. Estoy con mi fisio ahora. Me traen comida cada vez que sigo una dieta estricta. Todos los días envían a alguien desde el campo de entrenamiento para que nos proporcione la comida para que mantengamos nuestra dieta estricta. Estoy todavía con mi pescado y mis verduras», contó el delantero.

Y agregó el jugador que ha marcado hasta el momento 23 goles esta temporada: «No puedo salir, no puedo entrenar. Han pasado nueve días. Me dieron una bicicleta porque los jugadores viven en el centro de la ciudad en apartamentos pequeños».

«Extraño la vida normal. Estar con mi madre y mi hijo. Incluso estar con mi hermano y la gente afuera. Estoy pensando en todos. No puedes tener más contacto con un ser humano. Extraño entrenar y jugar frente a los fanáticos. Ahora empiezas a apreciar lo que tienes», cerró.

TOMADO DE: Directv Sports

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.