La historia de Bakú se repite: la grúa de Alonso choca en Indianápolis

La grúa que transportaba el McLaren de Fernando Alonso, tras el primer accidente del asturiano en Indianápolis, ha golpeado la parte baja de un puente en el óvalo.
La grúa que transportaba el McLaren de Fernando Alonso ha sufrido un extraño accidente al impactar contra el famoso puente del Gasoline Alley de Indianápolis. Ni el conductor de la grúa ni los comisarios tuvieron en cuenta que la altura de la grúa era demasiada para pasar por allí.

La colisión, como se puede ver en la imagen compartida por el expiloto Paul Tracy, no fue directamente contra el puente, sino contra una de las vigas metálicas que sujeta el Gasoline Alley.

«Un mal día puede ser peor si la grúa de Alonso choca y se queda atascada», ilustraba Tracy junto a la imagen.

Imágenes posteriores de la grúa muestran que finalmente pudo pasar por debajo del puente. Se desconoce si el brazo de la grúa sufrió algún daño con este golpe.

En cuanto al McLaren, está claro que tras el accidente de Alonso ha necesitado varias horas de reparación. El equipo quiere tener listo de nuevo el coche para el viernes. Mientras tanto, usarán la segunda unidad con la que han venido a Indianápolis, con la que Fernando ya rodó en su primer test con este monoplaza, en Texas.

Aunque incidentes como éste escapen a la lógica en un ambiente en el que hasta el mínimo detalle está controlado, no hace mucho tiempo, durante el GP de Azerbaiyán de F1, ocurrió exactamente lo mismo cuando trasladaban el Williams FW42 de George Russell tras el accidente que tuvo el británico cuando una de las alcantarillas del circuito se levantó.

En caso de los de Grove fue peor, pues al golpear la grúa contra el puente se derramó líquido hidráulico sobre el monoplaza, como se puede ver en la siguiente imagen. En resumen: una auténtica chapuza por la que el trazado compensará al equipo de Claire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.