El embrague de Mercedes elige al próximo campeón del mundo

En Australia, Bottas se comió a Hamilton en la salida y consiguió la victoria. En Bahréin, Lewis y Valtteri se pasaron dos veces en la primera vuelta. En China, el británico adelantó al finlandés también en la arrancada. En Bakú, Bottas hizo valer su pole frente a un pentacampeón poco agresivo. Y en Barcelona, volvió la agresividad para que el piloto que había salido segundo se escapara con la primera posición desde la curva inicial. Es evidente que las salidas han sido el punto más decisivo de cada carrera hasta ahora en la lucha por la victoria.

El Mercedes que sale de la primera curva primero, llega primero. Por eso esa maniobra se vuelve decisiva para lo que resta de temporada en la lucha por el Mundial, señalando a un mecanismo del coche, una doble leva detrás del volante que puede decidir al próximo campeón del mundo. Este año es más importante salir bien que hacer la pole, está demostrado. En Montmeló, la última carrera, a Bottas le tocó cruz: «Hubo un comportamiento extraño en el embrague. Agarraba y soltaba continuamente, algo que nunca me había pasado, como una vibración, y por eso mi salida en Barcelona fue tan pobre».

«Fue molesto, todo el trabajo duro del fin de semana se vino abajo en la salida, aunque no culpo a nadie del equipo porque lo investigaremos para evitarlo la próxima vez», reconoce el piloto finlandés, que llegó a patinar cuando encaraba la chicane. Pese a todo, sigue teniendo buenas palabras para cada uno de los miembros de su equipo: «Puede haber días peores, como equipo estamos rindiendo a un nivel perfecto y por mi parte sólo puedo quitarme el sombrero».

Preguntado al respecto, Hamilton describió en qué consiste el procedimiento de salida: «Las salidas han sido iguales durante mucho tiempo. Es algo muy técnico. Tienes que llegar con una temperatura concreta en los neumáticos y una vez liberas el embrague tienes que alcanzar un objetivo en un porcentaje. De cero a 100 por ciento, hay un punto entre medias. Lo practicamos al final del ‘pit-lane’ en los entrenamientos libres, unas veces hay más agarre y otras veces hay menos. Y la combinación entre cómo liberas el embrague y cómo aceleras es muy, muy importante porque todo tiene que ser perfecto».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.