“NADAL PASA A CUARTOS PARA RETENER EL CETRO ATP”

 

Rafael Nadal sigue con paso firme y sin vendaje en el US Open. Después del susto en la tercera ronda ante Karen Khachanov, donde cedió un set y se vio obligado a jugar tres sets con un estabilizador rotuliano en su rodilla derecha, el balear volvió a sudar este domingo ante un rival que juega al todo o nada como Nikoloz Basilashvili.

El número 1 mundial, que está a una sola victoria de asegurar el liderato mundial a la conclusión del torneo, esperó su momento para darle la estocada a un georgiano que recordaba el precedente entre ambos en Roland Garros 2017. Allí sólo sumó un juego.

En la Arthur Ashe, sobre superficie dura, el saque y la derecha de Basilashvili le permitieron aguantar hasta el octavo asalto de la manga. Fue entonces cuando un Nadal más agresivo desde el resto dijo basta. El golpe anímico fue demasiado grande para el georgiano que empezó a bajar la guardia.

El balear, primer favorito y defensor de la corona, rompió por segunda vez, y consecutiva, el saque de su adversario. Tenía ya en el bolsillo el segundo set. Una tercera rotura puso la directa para sus octavos cuartos de final en la ‘gran manzana’.

Nikoloz estaba tan frustrado que incluso recibió una amonestación por retrasar la puesta en escena de la pelota. Sin embargo, tuvo su primer momento de gloria cuando se adelantó por 1-2 y servicio en la tercera manga. Perdería esa ventaja inmediatamente después. El desenlace se fue a la muerte súbita.

El georgiano, que parecía iluminado, lo decantó a su favor ante la sorpresa general. Suyos eran 43 golpes ganadores. Pero la inspiración no es eterna, tampoco para Basilashvili, que vio como su rival se adelantaba después con 3-1. Igualó a tres para caer finalmente con un marcador de 6-3, 6-3, 6-7(6) y 6-4, en 3 horas y 18 minutos.

En la antepenúltima ronda espera Dominic Thiem, con el que se cruzó en la final de Roland Garros y el único jugador que puede presumir de haberle derrotado en la gira de tierra batida. Thiem se ganó el derecho a medirse al mejor del planeta tras eliminar a Kevin Anderson, finalista en 2017, por 7-5, 6-2, 7-6(2). Austriaco y español se han enfrentado en 10 ocasiones, con un balance de siete victorias a tres para el segundo. Rafa llega con la confianza que dan las 11 victorias consecutivas en el mismo escenario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.